BLOG

<< atrás

Concepto del mes de noviembre del 2010: AMOR DE INVIERNO

Los días se acortan y el cielo se torna gris. Acurrucarse junto a la calefacción central es el gran objetivo. Resistimos al áspero viento afuera sólo para deleitarnos en la comodidad de casa. Se impone el instinto de anidación. Suspirando por guarecernos juntos del oscuro frío. El anhelo de otoño. Amor de invierno.

Se suele hablar mucho más del amor de verano que del amor de invierno. Sin duda contrastarlos incita la imaginación. Mientras el amor de verano me hace pensar en la pasión salvaje en una isla tropical, asocio el amor de invierno con una profunda conexión entre dos personas en un salón pequeño. Si el amor de verano se alimenta con la excitación, el amor de invierno busca el sosiego.

Además es probable que el amor de invierno perdure más que el amor de verano. Es que en verano todo rebosa de energía, y en invierno entramos en calor lentamente. El amor de invierno es una taza de té en el sofá, el amor de verano es tres botellas de vino en la playa.

Pero hay semejanzas también. Porque ambas formas de felicidad se arrecian gracias a un vuelco de temporada. Tanto el anhelo de primavera como el de otoño añade importancia a algo que en otro momento se quedaría en un capricho. Ya sea si vais corriendo por la orilla del mar juntos o que os quitáis el uno al otro el abrigo cubierto de nieve, queréis que el momento perdure para siempre.



<< atrás

Pepijn de Boer MA

T: +31 (0)20 3201326

© 2009 LangPep.nl - design by rem-art - powered by webenable