BLOG

<< atrás

Concepto del mes de enero del 2015: TERCERA OREJA

El mes pasado dimos una fiesta. La dimos porque un año atrás, la misma fiesta se canceló en el último instante. El propio festejado se quedó a dormir con sus abuelos. Algunos de los invitados sí trajeron a sus retoños, que pasaban la primera parte de la noche en el cuarto de nuestro hijo. Mientras sus padres estaban atentos de ellos, nostros nos libramos por una noche del escuchar con la ‘tercera oreja’.

Cuando nuestro peque está durmiendo, uno de nosotros siempre se encuentra a una distancia suficiente para poder escuchar. No usamos usamos intercomunicador para bebés. Aun así puede pasar que cuando hace ruido no lo oigamos enseguida. Por ejemplo, en Nochevieja cuando se queman fuegos artificiales. Pero nunca tardamos mucho, gracias a la aguzada tercera oreja. En tal caso, a veces hace falta que escuchemos activamente un rato para saber en qué consiste ese ruido exactamente, pero a estas alturas solemos captar todos los detalles al instante.

Donde haya una tercera oreja, debe haber una primera y una segunda. Aunque no sé cuál es cuál en mi caso, una tiene que ser mejor que otra. Lo que sí sé es que mis primeras dos orejas pocas veces me saben decir desde qué dirección ha venido el sonido. Esto es algo que no constituye problema alguno para mi tercera oreja.



<< atrás

Pepijn de Boer MA

T: +31 (0)20 3201326

© 2009 LangPep.nl - design by rem-art - powered by webenable